¿Conectados o desconectados?

Mucha se usa en la actualidad el término “conectado” para referirnos a los beneficios de la tecnología. Muchas personas creen que gracias a los avances, hoy estamos mejor conectados aunque es cierto que los medios para la comunicación y trasmisión de mensajes se han ido optimizando, no necesariamente estamos más conectados con el mundo.

A nivel de sociedad debemos decir que, gracias  a la tecnología, cada día estamos más desconectados, o, si lo deseas ver desde un lado más bonito, estamos conectados de una manera distinta, poco eficiente y realista. Si tenemos redes sociales, hablamos con todo el mundo, tenemos cientos de amigos, pero esa no es una conexión natural.

La tecnología impone la creencia de una conexión artificial, que sí, es más eficiente, peor que es menos satisfactoria para los seres humanos. Todo ser humano necesita el contacto físico para que la conexión sea autentica, y eso lo estamos perdiendo.

De hecho, a las personas que ya se e hacía difícil hacer una conexión en el terreno de los real, ahora se le hace más complicada, pues centran sus energías en tratar de conectarse artificialmente con otras personas.

A mí, en lo personal, me cuesta entender cómo es que la gente hace amigos reales, de esos que puedes tocar, con los que puedes ir a tomar un café, si nos la pasamos tanto tiempo pegados  al móvil. Supongo que en un futuro cada quien vivirá en su mundo virtual y esa necesidad de afecto real y físico va a desaparecer.